Alertan de casos de malos tratos a niñas de 13 años por parte de sus novios

Los centros de atención a víctimas de violencia de género detectan un incremento de peticiones de ayuda de menores de 15 y 17 años.

«Yo pensaba que era de lo mucho que me quería». Durante muchos años, Isabel lo justificó todo con el amor. Trató de convencerse de que lo suyo con su chico era una preciosa historia romántica, con sus momentos buenos y malos. Empezaron a salir cuando la valenciana tenía 14 años. «Al principio era todo bonito. Hasta que se volvió muy feo». Comenzó con reproches casi ‘cariñosos’. «Me decía que no fuera tanto con mis amigas, que pasara más tiempo con él». E Isabel pensaba que se debía a que su chico la adoraba, que no podía vivir sin ella. Luego comenzó a cuestionar cómo vestía y si se maquillaba mucho para llamar la atención de otros. Su siguiente paso fue quitarle el móvil para controlar con quién hablaba o intercambiaba mensajes. El infierno llegaba a su apogeo.

Hasta que un día le puso la mano encima. «Me iba a marchar fuera de España a estudiar durante un mes y me pegó porque decía que me marchaba para estar con otros chicos». Pero Silvia sólo se atrevió a denunciar cuando conoció a una amiga de su madre que residía en un centro de maltratadas. Ella le abrió los ojos ante el suplicio que aguantó entre sus 14 y sus 18 años. Su chico recibió finalmente una orden de alejamiento. Pero siguieron viéndose en el instituto. «Pasé mucho miedo», confesó en declaraciones al programa ‘Hora 25′ de la Cadena Ser.

El de Isabel no sólo es un caso verídico. Es uno de los episodios más extremos de una realidad que vienen detectando los especialistas en la lucha contra la violencia doméstica: la edad cada vez más corta de las víctimas que sufren malos tratos a manos de sus novios o amigos íntimos. «Cada vez tienen edades más tempranas. No faltan menores de 12 o 13 años», asegura Diana Díaz, psicóloga de la Fundación Anar (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo). El año pasado, su teléfono de ayuda (900 20 20 10) recibió casi un millar de llamadas de adolescentes de toda España. Una de cada 10 tenía entre 13 y 14 años.

Los expertos aclaran en parte el por qué de esta situación. La misma que, por desgracia, subyace en muchos asuntos hoy en día: la crisis. «Las dificultades económicas hacen que muchas familias estén cada vez más desestructuradas, que dispongan de menos tiempo para estar en familia y hacer piña en casa. Y los menores intensifican sus relaciones con niños de su misma edad, adelantando a menudo la edad del noviazgo o aumentando el nivel de intimidad a una relación casi análoga con amigos», explica una responsable de un centro de maltratadas de Valencia.

Idealismo de la posesión

La especialista no sólo constata la presencia de estos episodios entre menores de 12 y 13 años. «Cada vez hay más casos de jóvenes de 15 a 17 que acuden a denunciar».

Fuentes de la Fiscalía de Violencia contra la Mujer de Valencia también confirman que los casos en los que las adolescentes se convierten en víctimas comenzaron a repuntar hace unos dos años. El hecho causa extrañeza porque se trata de personas que han crecido y se han educado con esta lacra social «muy presente». Además, se han desarrollado en una «cultura de la igualdad» muy diferente a patrones de generaciones anteriores.

Pese a esto, el problema persiste. Influye, desde luego, el hecho de que cada vez los jóvenes comienzan antes a tener relaciones sentimentales. Y desde la Fiscalía confirman que no son nada proclives a denunciar los hechos. «Existe un cierto idealismo acerca de la posesión como símbolo de amor», indican. Así, llegan a interpretar el hecho de que no les dejen ir con amigas, por ejemplo, como un deseo de su pareja de estar el máximo tiempo posible con ellas.

Isabel lo pensó durante cuatro largos años, el tiempo que tardó en denunciar a su pareja en Valencia. Según los datos de Anar, un 67% de las adolescentes víctimas del calvario «no es consciente de que sufre violencia de género».

La joven valenciana veía que su novio se había vuelto enfermizamente posesivo. «Yo pensaba que me amaba tanto que quería pasar mucho tiempo conmigo». Su familia no fue ajena al suplicio. «Le veías un moratón y te decía que se había dado un golpe con una puerta», explicó su madre en el programa radiofónico.

Junto a los casos reales están las cifras. Algunos datos, como los de un informe del Ministerio de Igualdad, revelan que el machismo no es sólo cosa de la edad. Como que el 7% de las adolescentes vea más atractivo a un chico agresivo. O que un 29% de los menores no considere desacertado afirmar: «Para tener una buena relación de pareja es deseable que la mujer evite llevar la contraria al hombre».

 

http://www.lasprovincias.es/v/20130606/comunitat/alertan-casos-malos-tratos-20130606.html?utm_source=feedly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>